¿De quién es tu Twitter?

Dentro de nuestras reflexiones sobre las infologías y su uso en la sociedad, el profesor planteó la siguiente pregunta abierta:

El tema de las comunicaciones personales y la utilización de medios de la empresa no es nuevo: hace ya tiempo que se dictaminó en varias sentencias el hecho de que leer los mensajes de correo de un empleado constituía una invasión de su intimidad; pero ¿qué pasa ahora con los medios sociales?

En mi opinión, es un tema bastante complicado.

Una parte de mi lógica me dice que el uso de Twitter, o de cualquier red social abierta, debería ser una libertad más de la persona y no ser susceptible a interferencias o “manejos” por parte de la empresa. Aunque leerlo siempre lo van a leer, no es el caso del coreo electrónico.

Pero, ¿no puede la empresa u organización resultar perjudicada por opiniones radicales o comentarios inapropiados, cuando la persona en cuestión no oculta o incluso promueve su pertenencia a dicha organización?

Supongo que es necesario establecer, como decía nuestro profesor DAVID ENRÍQUEZ, un código de conducta para los empleados, en relación con los medios sociales, que establezca los límites entre lo personal y lo profesional.

Aunque parezca una tontería, me recuerda a la política que había en mi colegio (de monjas) cuando yo era adolescente, con respecto a fumar o tomar una caña: “nunca con el uniforme“. Esa era la máxima que se seguía y, aunque a mí me pareciese ridícula entonces, hoy entiendo que era quizá lo más justo (para que tus acciones personales no se asocien a la imagen de un colectivo).

Pues esto supongo que será igual. Si tu twitter lo mantienes asépticamente lejos de lo que puedan considerarse símbolos de la empresa u organización a la que perteneces, si no haces uso de ello ni a nivel profesional ni personal,…

Pero, claro, este no es el caso habitual hoy en día, la tendencia es muy otra. Lo que se busca es realmente que los empleados tuiteen opiniones afines y promocionen la imagen de empresa, generando buena reputación. Pienso que, si se extiende, quizá la práctica finalmente conduzca a cuentas twitter separadas para uso profesional y personal.

Al hilo de este hilo, valga la redundancia, quería traeros una reflexión sobre algo que me ha llamado la atención, supongo que debido a mi ignorancia previa. Resulta que los Twitter de cada uno pueden estar sujetos a licencias de reconocimiento de autor.

Ya conocía el caso de las fotografías, que no son de libre uso, y las sentencias que ha habido al respecto. En este artículo de la vanguardia se hace referencia precisamente a la republicación de fotos obtenidas de Twitter. Pero, parece ser que el propio texto también, la autora de este post nos explica cómo licenciar tus tuits bajo Creative Commons. Sin duda, no servirá de mucho ante la cantidad de gente que toma comentarios agudos de otros y los hace parecer propios, pero ahí está.

ICC, , , , Permalink

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>