Sobre lo estratégico y no estratégico (de las TIC)

Continuando con las preguntas abiertas en el campus de CEPADE, el profesor ha iniciado un nuevo debate, en el que nos invita a discutir sobre el papel estratégico de las tecnologías de la información para las organizaciones y, en particular, el del software libre.

1.-¿Consideráis que son verdaderamente estratégicas las Tecnologías de la Información para las organizaciones?

“2.-¿Consideráis que son verdaderamente estratégicas las Tecnologías de la Información, basadas en software libre, para las organizaciones?”

Mis reflexiones sobre lo estratégico y lo no estratégico

estratégico, ca.
(Del lat. strategĭcus, y este del gr. στρατηγικς).
1. adj. Perteneciente o relativo a la estrategia.
2. adj. Que posee el arte de la estrategia. U. t. c. s.
3. adj. Dicho de un lugar, de una posición, de una actitud, etc.: De importancia decisiva para el desarrollo de algo.
estrategia.
(Del lat. strategĭa, y este del gr. στρατηγία).
1. f. Arte de dirigir las operaciones militares.
2. f. Arte, traza para dirigir un asunto.
3. f. Mat. En un proceso regulable, conjunto de las reglas que aseguran una decisión óptima en cada momento.
rae.es (Real Academia Española © Todos los derechos reservados)

 

Desde este punto de vista, ¿son las TIC estratégicas para las organizaciones?

Mi respuesta espontánea, antes de reflexionar, sería que no (y mira que yo me dedico a esto). Es como si nos preguntamos si la electricidad, el agua, los combustibles son estratégicos. En mi opinión son necesarios, un must-have, un suministro obligado… Comparto la visión que ha itroducido ya algún compañero sobre las TIC = “commodity” o “utility”. Diría, “las TIC, en general, son fundamentales, pero no son estratégicas, aunque alguna de ellas, en particular, pueda específicamente serlo, ligada a un momento o una situación”.

Pero, como creo que la pregunta merecía una reflexión más allá, a riesgo de aburriros, me voy a intentar explicar.

Hace tiempo, cuando yo empezaba en esto, “tener” o “no tener”, usar o no usar las TIC sí marcaba una diferencia estratégica, se obtenía una ventaja competitiva o se aportaba un valor añadido de tal calibre que la organización que lo usaba se posicionaba en otro nivel. Hoy en día creo que nadie lo cuestiona y las escasas organizaciones que carezcan de una componente de tecnologías de la información y comunicaciones seguramente estarán en áreas infra- desarrolladas.(Es decir, las TIC hoy ya no son “estratégicas”, sino “necesarias”).

Lo que realmente resulta estratégico son las decisiones que se toman a este respecto, los modelos que se definen sobre el uso de las tecnologías, su aplicación a los sistemas y, en general, el grado en que deben soportar e integrarse con la estrategia de las organizaciones (es decir, la estrategia de sistemas y tecnología puede ser, a su vez, estratégica = de importancia decisiva para el desarrollo de algo”). Lo es, quizá en mayor grado, la forma en que los sistemas deben apoyar a la toma de decisiones y, por lo tanto, a la capacidad de dirección (me gusta especialmente la definición de “estrategia = conjunto de las reglas que aseguran una decisión óptima en cada momento”). Es decir, un buen sistema de Customer Intelligence, para una determinada organización, sí puede ser estratégico.

Tendemos a pensar en lo estratégico como diferencial, como aquello que dibuja la línea que separa el éxito del fracaso, aunque por sí solo no sea “suficiente”. Pero estratégico no es todo “lo necesario” para lograr el fin, tampoco lo es todo aquello que integramos en nuestro modelo de operaciones, sino lo que interviene en nuestro proceso de toma de decisiones para garantizarnos el éxito.

Resumiendo: una buena dirección (una dirección estratégica) ha de utilizar y tomar ventaja de cada una de las componentes a su alcance que le ayudarán a tener éxito, (ya sea éste disminuir costes, mantenerse en un mercado, aportar un nuevo valor o mejorar un servicio). Las TIC son una de estas componentes.

Si mi meta es recorrer 10000 km. con mínimo coste y duración del viaje, tengo un coche y acceso a gasolina, dónde y cuándo decida parar a repostar es parte de “mi estrategia”. ¿Es la gasolina un valor estratégico para mis intereses? ¿O quizá lo es más la velocidad, o la presión de las ruedas, o la elección de gasolineras? El uso que hago de las commodities a mi alcance, junto con mi sentido común y mi calidad como conductor, será probablemente lo que definirá mi éxito o fracaso final (no la gasolina en sí, pues he de suponer que “suficientemente buena” es tanto la de Repsol como la de BP).

Con respecto a la segunda pregunta, creo que el Software Libre ha conseguido precisamente que las TIC sean más commodity y menos estratégicas, en el sentido de que ayuda a abolir las diferencias entre distintas organizaciones, garantizando una provisión casi universal. De esta forma, el software libre sí se convierte en decisivo.

Siempre han existido saltos puramente tecnológicos que, puesto que determinan la consecución de nuevos objetivos (hasta ese momento desconocidos o no planteados), definen cambios significativos:

  • La introducción de las redes de teleproceso en la banca española (realmente desarrolladas en los años 70) marcó un hito que obligó a modificar su estrategia tanto a las entidades financieras del resto de Europa, como a las compañías operadoras de comunicaciones, entonces casi todas públicas, que consiguieron fijar y desarrollar estándares equivalentes más de 10 años después (extendiéndose en el entorno financiero europeo, con una demora muy superior).
  • Mucho más recientemente, y en un breve espacio de tiempo, la web 2.0 y las redes sociales han impactado directamente sobre la publicidad, el marketing y los medios de comunicación, obligando a modificar estrategias en los tres sectores. En un plazo que algunos cifran en meses o poco superior al año, se ha comprendido que estas nuevas tecnologías “vienen a quedarse” y la asunción es casi obligada.

Simplificándolo un poco, la gran diferencia entre un momento y otro es la dificultad /facilidad de acceso a la tecnología que soporta los cambios, así como el coste de incorporación. En mi opinión, el amplio desarrollo tanto del mercado de las telecomunicaciones como del mercado del software libre constituyen las dos piezas estratégicas que han proporcionado la oportunidad y, en muchos casos, el éxito.

Un ejemplo más, ¿es estratégica la presencia en internet para una marca? ¿y para un distribuidor o minorista?. En el caso de que la respuesta sea sí, ¿puede ser decisivo contar con software libre? Es más, ¿cuántas tiendas online no existirían si no existiera software libre para eCommerce?.

Definitivamente, creo que el software libre sí es estratégico hoy en día para muchas organizaciones. Añade valor, se convierte en un factor determinante y adquiere un papel “facilitador” (permite acceder a determinadas oportunidades, así como trazar e implementar muchas estrategias operativas y de negocio).

Perdón por la longitud, pero es que la pregunta me ha motivado mucho ;-) .

SAO, , , , Permalink

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>